viernes, 21 de junio de 2013

Coordinación del Impuesto de la Renta con el Impuesto de Sociedades



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La coordinación con el Impuesto de Sociedades resulta obligada, pues ambos tributos tienen la misma naturaleza y prácticamente sólo se diferencian por la condición del sujeto pasivo; mientras que el Impuesto de la Renta sobre Personas Físicas recae sobre la renta de las personas naturales o físicas, el Impuesto de Sociedades grava la renta de las personas jurídicas.

Impuesto de Sociedades

- Coordinación de las normas del IRPF y el Impuesto de Sociedades


La coordinación entre las normas de ambos tributos se manifiesta mediante mutuas remisiones, cuando las materias reguladas tienen algo en común, o cuando las normas de uno de ellos rigen también para el otro, con el loable propósito de evitar contradicciones, repeticiones o vacíos legales.

A título de ejemplo podemos destacar los siguientes casos:

+ En lo relativo a los sujetos pasivos, el artículo 5-1 de la Ley del Impuesto de Sociedades, de 27 de diciembre de 1978, declara sujetos al mismo los entes en los que concurran las dos siguientes condiciones:

. Una, que tengan personalidad jurídica;

. Otra, que no estén sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Esto último supone una remisión a las normas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que regulan los sujetos pasivos del mismo:

+ En lo referente a la transparencia fiscal, el artículo 19-1 de la Ley de Sociedades se remite al artículo 12 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, sin perjuicio de otras precisiones, posteriormente recogidas en los artículos 27 al 36 del Reglamento del IRPF, que tiene en cuenta la regulación de ambas leyes;

+ En lo relativo a la residencia de las personas jurídicas y al concepto de "establecimiento permanente", los artículos 23 y 19 del Reglamento se remiten, respectivamente, a lo dispuesto en la Ley del Impuesto sobre Sociedades;

+ En lo referente a las deducciones en la cuota, por estímulos a la inversión, la Disposición adicional 4.ª de la Ley y el artículo 126 del Reglamento se remiten a los "incentivos o estímulos a la inversión establecidos, o que se establezcan, en la Ley del Impuesto de Sociedades...".

----------

Fuente:
Manual del Impuesto sobre la Renta, José López Berenguer, páginas 25-26.