viernes, 17 de mayo de 2013

Ventajas e inconvenientes de los impuestos sobre la renta



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vamos a ver en esta entrada las diferentes ventajas e inconvenientes de los impuestos sobre la renta.

Impuesto sobre la Renta

- Ventajas del Impuesto sobre la Renta


Las ventajas más apreciables de los impuestos sobre la renta son las siguientes:

+ La idea expuesta de ser el impuesto más justo, al gravar la auténtica capacidad contributiva de las personas;

+ Permite la apreciación de las circunstancias personales y familiares;

+ Permite la aplicación de alícuotas progresivas;

+ Pueden utilizarse sus efectos adversos, mediante una alteración de la tarifa o del sistema de deducciones en la cuota, como estímulo a efectos de los fines de la política económica.

- Efectos negativos del Impuesto sobre la Renta


En cambio, los detractores del impuesto atribuyen ciertos efectos negativos a los impuestos sobre la renta, nada despreciables, que Gota Losada, nuestro mejor tratadista de este tributo, resume así:

+ Coarta la formación del ahorro;

+ Afecta al volumen y a la estructura de las inversiones;

+ Reduce la oferta del trabajo.

Pensamos, por nuestra parte, que si bien en teoría las ventajas del impuesto compensan sus inconvenientes, en la práctica pueden llegar a ser insalvables, en función de las circunstancias del lugar donde se pretenda su introducción.

- Condiciones para la implantación de un Impuesto sobre la Renta


Concretamente, R. Goode señala las siguientes condiciones que debe reunir un país para que la recepción del Impuesto sobre la Renta sea oportuna y eficaz:

+ Existencia de una economía predominantemente monetaria,

+ Alfabetización y cierto grado de cultura de los contribuyentes;

+ Contabilidad generalizada, sincera y exacta;

+ Alto grado de cumplimiento voluntario por parte de los sujetos pasivos;

+ Administración financiera honrada y eficaz.

- Acomodo de los sistemas tributarios al desarrollo económico particular


También Brochier-Tabatoni enseñan que los sistemas tributarios deben acomodarse al grado de desarrollo económico de los pueblos, de tal modo que ascienden en la escala del desarrollo económico. A estos efectos, consideran los siguientes grados:

+ Países subdesarrollados cerrados (sólo admiten impuestos indirectos al consumo);

+ Países subdesarrollados abiertos (admiten ciertos impuestos directos de producto);

+ Países medianamente desarrollados (alternan estos impuestos con algún tipo de impuestos sobre la renta);

+ Países desarrollados (admiten perfectamente los impuestos sobre la renta personal como tributo básico).

----------

Fuente:
Manual del Impuesto sobre la Renta, José López Berenguer, páginas 17-18.